{fecha y hora actual} | laguiaclub | Lanoticia1 | Singalera
Publicado el: Lunes, Abril 9, 2018 - 20:02

Indignación en el Merendero de Raquel: Robaron los juegos del campito

Un grupo de jóvenes, comandados por una persona que estaría identificada, desarmaron los juegos construidos con troncos de árboles que estaban ubicados en el campito frente al Hogar Benefactoras, que conduce Raquel Altamirano y que asiste a vecinos de los barrios linderos. "La policía pasa y no los ve, porque se esconden", dijo Raquel y agregó: "Da tanta impotencia, es tanto dolor".

La indignación ganó a los integrantes del Hogar Benefactora, ubicado en Benefactoras Sampedrinas 350 y más conocido como "el Merendero de Raquel", por su fundadora y alma mater, Raquel Altamirano: este domingo por la noche les robaron los juegos del campito de enfrente, donde juegan los chicos del barrio.

"Empezaron temprano, hace varios días que vienen sacando los palos y anoche, tipo 9.00 y hasta las 12.00, estuvieron llevándose cosas, juegos que costaron tanta plata", relató Raquel en diálogo con La Opinión este lunes, en medio del dolor por lo sucedido.

Los juegos que se llevaron estaban construidos con troncos de árboles y habían sido dispuestos hace un tiempo en el campito ubicado frente al Merendero. Allí jugaban a diario los chicos del barrio que son asistidos en el Hogar Benefactoras .

msnsdsdasda

En el barrio tienen sospechas acerca de quiénes son los que se llevaron los juegos. Señalan a una persona que "está con la droga, el robo y todo eso". Los vecinos le temen, porque no es la primera vez que se lleva cosas de espacios públicos. Y nunca pasa nada. "Cada vez que puede hace daño", se quejaron.

"La policía pasa y no los ve, porque se esconden. Estamos a la deriva. Tengo una confusión tan grande, yo trabajo con la esperanza de ayudar a los chicos, pero ver que nadie se mete, que los  mismos que ayudás te patean, te hace caer", lamentó Raquel.

Este lunes, apenas una parte de los juegos había quedado en pie en el campito. En el Hogar Benefactoras evaluaban sacarlos para darles otro destino y evitar que también se los roben. "Según llegó a mis oídos costaron más de 30 mil pesos esos juegos", contó la coordinadora del Merendero.

"Los cuidábamos como oro, cortábamos el pasto y lo manteníamos. Da tanta impotencia, es tanto dolor. Tenemos un problema los vecinos: los buenos se encierran por miedo y los malos le dan alcohol y drogas a los chicos. Uno se agota de no encontrar salida al tema. Estamos muy mal", reflexionó.

EDICION IMPRESA #1378
Miércoles 29 Agosto 2018

Comentarios